miércoles, 18 de enero de 2017

Oathbreaker / Rheia

En mi post anterior puse con un asterisco y sin número del conteo, el disco Rheia de Oathbreaker, la razón principal es que tenía apenas unos días de haber descubierto ese álbum a través de Reactor 105.7, cosa bastante curiosa, porque excepto por algunos trayectos en auto rara vez escucho radio.

No siempre disfruto de escuchar Black Metal, y para muchos este disco ni siquiera merece estar en esa categoría, no obstante, como ha sucedido con Deafheaven y Cobalt en años recientes, la definición "truista" de Black Metal, ha venido ampliándose gracias a la mezcla de diversos estilos dentro de una estructura que sigue teniendo como base: blastbeats, voces desgarradas y guitarras que suenan como millares de abejas furiosas. 

Es precisamente por encima de esta base que este disco logra su cometido. Para mí es como si alguien hubiera tomado a Sonic Youth y Cat Power en una licuadora, y comenzará a batir al nivel máximo, intentado servir la mezcla con el aparato encendido y sin cuidado alguno por las aspas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario